viernes, 30 de marzo de 2007

Hallada nueva foto carnet


Esta foto estaba en la calle Doctor Dou. Primero pensé que eran la foto de un tipo mexicano que estaba de becario en la editorial donde trabajaba antes. Era un mexicano que siempre iba de tirado, en plan piltrafa, pero que se pegaba unos viajes de escándalo porque, no sé sabe muy bien cómo, siempre le daban un montón de becas. Los de la editorial acabaron por echarlo; era un vago. Y es verdad que no cobraba, pero desde cuándo eso te exime de currar. Filosofía de la empresa. Creo que ahora vive en Cancún.

En fin, que cuando me agaché a coger la foto, vi que quien aparecía en ella no era el mexicano pijo, porque si hubiera sido siamés, me habría fijado.

O sea, que si conocéis a un tricéfalo, ya sabéis dónde está su foto carnet. Aunque, pensándolo bien, a esas horas yo llevaba un ciego importante. O al revés: a lo mejor es que veía triple.

En cualquier caso, supongo que el propietario de la foto la debe estar buscando como un loco, porque hay muy pocas posibilidades de que un alma caritativa pegue tu careto en el cuerpo de Rocco Siffredi; en cambio, quién sabe lo que puede llegar a hacer el Photoshop con esta foto y la imagen de Aznar saliendo del agua en la playa de Estepona.

4 comentarios:

La Chirvi dijo...

Oye, pues o yo estoy muy perra (que no es el caso porque follé anteayer) o el "mejicanito" está bueno. ¿No, chocho?

Galahan dijo...

Esto tiene un deja vû Amelinesco muy directo.
Yo nunca me encuentro fotos de fotomaton!

Eso sí, cuando me las hago yo, más que de foto matón parecen de foto-matao.

Abraham dijo...

jajajaj, está bien, es como Amelí, sigue así, ya no me acuerdo como iba pero si siempre que se encuantra una foto carnet pasan cosas, jur, jur, incluso esta que es tricéfala.

Mel Alcoholica dijo...

Pero Chirvi: ¿tú no te habías largao a Málaga para no recaer en la tentación? Y el mejicanito era un poco un bluf.

Galahan: supongo que las fotos carné cumplen la teoría del eterno retorno. Siempre vuelven a mí (o amemí) aunque sean distintas.

Abraham: ahora no se me ocurre ninguna respuesta. Y me largo a la montaña otra vez; otra vez desconectada.
Hasta pronto.