martes, 13 de marzo de 2007

Nueva llamada misteriosa

Vuelve a ser martes.

Mientras comía -pasta larga con salsa de gorgonzola y nueces- ha sonado mi teléfono móvil.

Como hasta ese momento me había quejado de que a uno de los comensales le estaban llamando todo el rato ("por lo menos podrías ponerlo en silencio", le he repetido un par de veces), al sonar mi móvil he sentido un poco de vergüenza. La gente con la que comía (ellos arroz a banda) se han reído de mí. "Podrías ponerlo en silencio!", han gritado todos a una.

He sacado el móvil del bolso, pero ya era demasiado tarde.
Una llamada perdida.
Un número desconocido: 626696325.
Hora: las 15,04h.

He vuelto al trabajo, y lo primero que he hecho al sentarme en mi mesa, ha sido marcar el número.

Medio tono, y después, las gotas psicodélicas de la semana pasada. Luego, un ruido distinto, pero que tampoco había oído antes.

¿Serán los extraterrestres? Si es así, seguro que son marcianos, por eso siempre me llaman en martes.

A lo mejor ha empezado la revuelta de las máquinas (revuelta, porque ya volvieron en 1996 con Terminator 2), y los móviles han tomado su propia voz del mismo modo que los televisores han tomado su propia visión de las cosas. De hecho, Internet -la red- se ha enredado en sí misma.

¿Será Roberto Bolaño que, desde allí donde esté, quiere que me acuerde de sus Llamadas telefónicas? Quizá quiera decirme que viviré hasta 2666.

Justamente hoy Coco comentaba que podría tratarse del tipo de Nokia que me llamaba amenazador desde una silla eléctrica, en plan: connecting people.

A lo mejor es el pasado, que está tan distorsionado que ya no hay quien lo entienda.
O el futuro... ¡y no sé interpretarlo!

En qualquier caso, no es el mismo ente de la semana pasada, puesto que su número de teléfono es distinto.

Antes, un fax me llamaba -también siempre los martes- al fijo que tengo en el trabajo. Llamaba, intentaba pasarme un parte por escrito, yo sólo oía el prrrrrrrrriiiiiiiiiiiiiipooooooinggg, y luego insistía una segunda vez. A veces también una tercera. Pero no había misterio: era un fax pesado que se estaba equivocando de raza. Como si un cangrejo quisiera comunicarse con un Van Gogh, o una mofeta quisiera tirarse a un gato, como en esa serie de dibujos animados. Vamos, que no hay caso.

Ahora la cosa es distinta. Es el propio misterio quien ha descubierto mi teléfono móvil.
La cuestión es: ¿qué intentará decirme?

6 comentarios:

José Antonio Palomares dijo...

Deshazte de ese móvil y de cualquier otro móvil, cambia de vida, huye, eso es lo que intenta decirte.

A Gauguin le pasó lo mismo, menos que no había móviles en la época, claro. Por eso cuando recibió la llamada de móvil se asustó más y se fue corriendo a Tahití, y el resto es historia y se enseña en los libros de texto.

Abraham dijo...

Las nuevas tecnologías intentan ponerse en contacto contigo, desconfía.

Mel Alcoholica dijo...

José Antonio: ¿quieres decir que si lanzo el móvil por la ventana -y lo mando al infierno o a casa del señor Fregono- acto seguido sabré dibujar haitianas? ¿Qué tal tu libro?

Abraham: no escuché al MSX y su Gato Colás; no escuché a Donkey Kong y su maravilloso mundo de las maquinitas; tampoco escuché a su primo francés, el chat. Puede ser que, como no he ido a la montaña tecnoógica, quiera ser ella quien se acerque a Mahoma.
O sea, que soy una profeta. Menudo descubrimiento acabo de hacer.

Abraham dijo...

Pues no te creas que te van ha resultar faciles o extraordinarias las cosas, un profeta tiene un trabajo arduo y dicen que nunca en su tierra. Que por otro lado puede que la tierra en la que seas profeta sea la de tecnolandia con lo que no te va ha pillar lejos.

chica malagueña dijo...

Hola:
Ayer recibi llamadas compulsivas desde estos numeros todo el rato.Estaba en un avion y al encender el telefono vi que que habían llamado el 650800734 y el 626696325.Llamo para comprobar quien me llama con tanta insistencia y escucho al otro lado ruido de agua,nadie habla ni me contesta y también escucho un gong o una campana.La verdad que hoy nada más levantarme lo he metido en google para ver si era alguna empresa,algun numero que apareciera registrado por algun lado.Entonces me ha aparecido tu blog.Si te has enterado de que se essconde detras de estos numeros misteriosos,por favor,hazmelo saber.
saludos!!

Anónimo dijo...

entre ayer y ayer exactamente lo mismo: llamadas desde el 6266966325, 650800734 y ahora desde el 626788330. ¿alguien tiene alguna idea de que va esto antes de denunciarlo?