martes, 24 de abril de 2007

Lucía Etxebarria tiene rabo

La fiesta de la editorial Planeta fue impresionante. Cuando llegué, ya iba un poco puesta, porque justo antes había estado en otra fiesta medio clandestina en la que tenías que decir una contraseña para entrar: "Uno es lo que ha bebido", o algo así. Me parece que es una frase de Borges.

Del Speakeasy fui con unos amigos a la Sala B del Luz de Gas, donde se celebraba el petardeo Planeta. Y ahí estaba hasta el hermano bastardo del rey, ése que tiene barba de chivo, y creo que incluso bebía Chiva's, aunque como ayer se murió Yeltsin, la única bebida oficial era el vodka.

Por un error de cálculo, la noche anterior también bebí unos cuantos mojitos (aunque no estaba en las previsiones). Así que ayer estaba bastante susceptible con eso de las copas. Una maldita no quería servirme, según ella porque iba muy agobiada, y claro, me tuve que subir a la barra. Entonces me atendió en seguida, y ligué con un tipo un poco impresionable. Luego también ligué con un presentador de televisión al que le pone que se metan con él. Y también ligué con un editor extranjero que, de repente, y sin venir a cuento, dejó de interesarse por mí. Y también ligué con un niñato que, cuando por fin se atrevió a dirigirme la palabra, me dijo: "Hola, yo no trabajo en el mismo sitio que tú, pero hola de todos modos".

La cuestión es que para bajar tanto alcohol, siempre hago lo mismo: sudarlo. Y me subí a a tarima creyéndome Shakira y Madonna y Brithney Spears y Christina Aguilera todas juntas. (ahí es cuando creo que el editor extranjero dejó de interesarse por mí, pero no podría jurarlo porque se me mezclan los recuerdos con las copas que también mezclé).

Eso del "efecto tarima" habría que estudiarlo. El otro día, por cierto, fui a la peluquería, para entrar en la nueva edad pien peinadita y todo eso. Y la peluquera me hizo un corte que se llama "efecto uve", y eso me hace pensar que se llama así porque quien lo lleva se convierte en una lagarta. El "efecto tarima" es algo parecido; porque te subes allí arriba en plan estrella total, y tu entusiasmo se contagia.

Allí estaban todos los periodistas de la ciudad meneando las caderas, y también los editores y algunos escritores y venga a bailar y bailar, cuandon de repente noto cómo uno de ellos me clava su entrepierna en el culo. Como el "efecto lagarta" es muy duradero, y se agudiza con el "efecto tarima" y el "efecto post Yeltsin", a mí me daba igual, y seguía bailando con esa entrepierna con bulto pegada al culo. Hasta que la cosa se hizo cansina, y me de media vuelta para decirle al dueño del paquete que por favor se apartara un poco, que no mola que te violen en público. Ni en púbico tampoco.

Pues eso, como el título de esta entrada indica, al volverme para apartar al capullo que me esaba tocando las nalgas con los cojones, sorpresa, era Lucía Etxebarria. Sí, sí, la de los libros. Entonces casi me dio un síncope, que es una palabra muy de abuela, pero que es bastante exacta para definir lo que sentí.

Ella se puso a meterle la lengua a un amigo mío, y yo bajé de la tarima medio mareada, intentando asimilar lo que estaba ocurriendo. Para sacarme del trauma, otro amigo me dijo que quizá lo que pasa es que Lucía se puso mal el támpax. O bueno, que se le ocurrió salir con el consolador puesto.

8 comentarios:

El maligno dijo...

No sé por qué será... pero me ha costado sorprenderme.

Será que me he convertido en el petróleo que me bebí este fin de semana y he perdido mi esencia Xoriguera?

Cuando, cuando, cuando, cuaaaaaaando? Cuando, cuando, cuando, cuaaaaando? (versión fácil de "Dime cuando tu vendrás" en versión de Bill Murray)

Galahan dijo...

Madre mia, no se cual de las 3 causas del bulto me asusta más.
O quizá, lo de la lengua a tu amigo. Puf...

Así que de fiesta planetoide, eh?
Y estuviste... agustini?

Ta chan!

En fin, que genialmente surrealista, como siempre ;)

confin dijo...

Tengo un amigo q fue compañero de piso de Lucía Etxebarria antes de q le brotara el rabo definitivamente… mi amigo siempre me dice dos cosas sobre ella.
1ª- Mientras está escribiendo un libro nunca se depila y tiene más pelacos duros q un tío.
2ª - Cuando no escribe, se depila, y te das cuenta q tb tiene unas berzas enormes capaces de amamantar a toda una tribu de pigmeos.

conclusión: seguramente ahora estará escribiendo un libro. y por lo q notó tu culo, parece q bueno.

Me he divertido... la narras q da gusto, prima!!

Por cierto, hace poco una tía muy bella tb intentó darme por culo. Paciencia.

Mel Alcoholica dijo...

La noche siguiente, y última parada de mi matarón (sic) alcohólica, decidí con unos amigos montar un grupo de rock telonero que se llamara No me siento las nalgas, o algo así. La verdad es que no logro recordar ninguno de los cien nombres que se nos ocurrieron a partir del episodio Etxebarro.

Maligno: prometiste no beber petróleo. Luego te pones como una moto.

Galahan: a mi amigo el de la lengua no lo hemos vuelto a ver, pobre. Creo que se ha ido a vivir a la Patagonia. Después de pasar por 'Cambio radical', claro.

Confín: a juzgar por el estado de los sobacos de Lucía, efectivamente está escribiendo su obra magna.

Para, creo que voy a vomitar dijo...

jajajaja, me encantan tus relatos alcohólicos. Y lo del "efecto v" genial!

Pero por dios, dinos qué presentador intentó ligar contigo!!!! Estoy seguro que no eran ni el cantizano, ni maxim huerta ni jorge javier vazquez.

Mel Alcoholica dijo...

Bueno, parón... (a ti cómo hay que llamarte?). La verdad es que el hecho de que un presentador como del que hablo me cantara ESA canción precisamente a MÍ resulta mucho más sorprendente que si lo hubieran hecho Cantizano y compañía. Dicho esto: no creo que lo conozcas, porque sólo sale en la televisión catalana.
Por cierto: recordadme que algún día os cuente cómo besa Fernando Olmeda, alias Milhouse.

Pareidolia dijo...

Si el hecho de no depilarse implica que escriba una obra maestra, ¿qué más da?
Uno escribe mejor en época de abandono...depilatorio

churra dijo...

Por eso deje yo de leerla....