sábado, 14 de abril de 2007

La fregona

Esta mañana el señor Fregono ha peinado a su fregona con el cepillo de la escoba.

He pensado que la fregona es la amante del señor Fregono, que en realidad está casado con la aspiradora, y por eso no deja entrar a la fregona en casa.

También he pensado que la aspiradora se ha enterado de que su marido ha peinado a la fregona en la terraza y por eso le ha quitado el polvo. Pero que ya no succionará nunca más.

Ahora que miro a la terraza del señor Fregono desde la ventana y mi cerveza, ya no veo a la fregona, y me temo lo peor. Aunque no sé qué es lo peor: que la hayan desterrado, que ella se haya desterrado a sí misma saltando desde la barandilla, o que la hayan metido en un fregado.

Qué pena, con lo bien peinada que iba.

4 comentarios:

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Uhmmm, el surrealismo de las cosas me encanta!!

Te confieso una cosa?..., yo de pequeño le hacía peinados a un artilugio que se usaba para quitar el polvo..., como una fregona pero en pequeño y con más tiras. Ains!

Mel Alcoholica dijo...

Lo surrealista es que el señor Fregono se pase la vida limpiando... en su terraza!

Aunque eso que cuentas de hacerle trenzas al plumero da mucho que pensar. Me pregunto qué opinaría Freud de eso.

La Chirvi dijo...

Chocho, más allá de tu surrealismo, que lo tienes, lo que andas es empaná. Has puesto mal tu link en el comentario que me has dejado en mi blog, chocho. Pincha y ya verás dónde terminas... ¡Ah! La película era ésa y se llamaba "El buen alemán", ¿no? Pero vamos, que fijo que era la del calvo.

Abraham dijo...

Hoy porfín, como Vinodelfin, me voy a pegar un medichuzo en condiciones, no se ni lo q significa, haber q pasa, pero pensaré en el señor fregono y si mi futuro puede ser parecido al de él.

Me da q se han peleado y eso, dificilmente vuelve a surgir