viernes, 19 de enero de 2007

Soy Estrellita Castro


Anoche estaba viendo una película de Estrellita Castro, cuando de repente me puse muy triste, porque pensé: "Oh, todos los que salen ya están muertos". Cuando ves un film de 1938, en realidad estás viendo fantasmas. Éste se titula Mariquilla Terremoto y, aunque no me enteré muy bien, creo que va de un maricón muy revoltoso o algo así que se quiere ligar a la Estrellita para que en el pueblo no se den cuenta de lo palomo cojo que es.

La cuestión es que, en un momento dado, al final de la película, aparecen dos viejos muy simpáticos bailando en una verbena y pensé: "Coño, estos dos seguro, seguro, segurísimo que ya están muertos". Y estuve a punto de ponerme triste otra vez. Pero entonces comprendí que soy la reencarnación de la vieja, aunque con dientes. Y me fui feliz a dormir.

Hoy he soñado que tenía una jaca.

7 comentarios:

Mario Milagro dijo...

Si es que el cine es como hacer espiritismo, solo que el espiritismo mola mas porque es gratis. Ostia! una nueva disciplina artisitica que mezcle espiritismo con cine de gente muerta, doble presencia ultraterrenal.
Dicen los ateos que el miedo a la muerte conduce a la religion.

rumiante dijo...

Sabía que Estrellita estaba viva. Es que lo sabía.

Mel Alcoholica dijo...

Mario,
entonces el miedo al cine... ¿conduce a Gran Hermano?

Mario Milagro dijo...

Claro, espiritual vs material

MONCHO dijo...

Hola, soy MONCHO otra vez.

Por una serie de turbias negligencias no consigo recuperar el control de mi blog. Si me viera en el trance de tener que pilotar una nave alienígena para salvar a la raza humana, estaríamos en un serio apuro... pero por suerte sólo se trata de un blog.

Esto de ver gente muerta en la pantalla me recuerda al cómico que decía que no le gustaban las series con risa enlatada, porque la mayoría de esos archivos se grabaron en los cincuenta y sesenta. Son risas de gente muerta y uno no sabe si reír o lamentar. Claro, son risas y punto, pero lo que no saben es que somos melancólicos.

...Aún así, a mí no me disgustaría reencarnarme en risa de una sitcom del futuro.

La Chirvi dijo...

Me ha encantado el argumento ése que parece el mismito que el de la película de los vaqueros mariquitas que no me acuerdo el nombre, pero mucho más folclórico, ¡claro está! Y no te entristezcas, chocho, de que todos estén muertos. Siempre habrá chochos como nosotros que les vean y, lo mismo, dentro de 70 años nos leen a nosotros otros chochos más modernos si pasamos a la posteridad. Si Estrellita Castro tiene seguidores hoy día, todo puede darse.

martin dijo...

A mí me pasó lo mismo con New York, New York. Todos muertos.