viernes, 5 de enero de 2007

Paz a patadas

Este mediodía, los niños gitanos de la casa okupa que hay frente a la mía jugaban con una paloma. El juego consistía en lanzarla al aire aunque tuviera un ala rota y, cuando se daba de bruces contra el suelo, recogerla y lanzarla otra vez al aire. Por lo mucho que se reían, parecía muy divertido.

Me han dicho: "Mira, señora, esta paloma es mía". Y yo a ellos: "Pues qué asco, porque está llena de bichos y vais a tener la gripe aviar y se os va a caer la piel a tiras y os quedaréis calvos como el espía ése ruso porque seguro que también tiene Polonio 210". Entonces, el más alto de los tres ha respondido: "Pues no, porque la paz está para eso; para que le metas una rama de olivo por el gaznate y luego la tires a lo más alto, como si fuera a alcanzar picos importantes, y cuando parece que sí, que la paz va a llegar a alguna parte, patapám, se mata". Tenía un vocabulario muy rico ese gitano más alto. Y su teoría me ha recordado algunos atentados con coches bomba y aviones que también saltan por los aires.

"Ademá, zi noz zigue diciendo coza dezagradable, te vamos a acuzar por bulling", ha añadido el mediano. Le he preguntado si se llamaba Noé o algo así, y me ha dicho: "No, papá no é, que hoy zon lo reye".

Pobres ingenuos. ¿Y qué les habéis pedido?

Pues más paz, claro. A ver si van a quedarse sin juego.

6 comentarios:

El Fenix Renacido dijo...

Todos saben que los niños, aunque se les pone siempre como el simbolo de la bondad y pureza, no alcanzan a comprender el concepto de lo que es bueno y lo que es malo hasta una avanzada edad..algunos pasados los 10 años incluso.
Por ello cuando en otras ocasiones he visto situaciones parecidas (con perros y gatos vagabundos) en lo primero en que he pensado es "?Como seran sus padres?". Los padres tienen la obligacion moral de estar siempre encima de sus hijos pequeños para hacerles entender que estas actitudes van contra la naturaleza y nosotros somos parte de la naturaleza, asi que van contra nosotros. Que son crueldad sin sentido. Que esta mal.
El hijo de mi novia una vez intento matar un bicho. Le sentamos y le explicamos con calma que el mismo es un bicho. Que todo ser vivo siente igual que el, y que al igual que a el no le gusta que los mas fuertes abusen de el...al pobre animal le pasa lo mismo. No entiende ni comprende por que le hacen eso y le duele.
El niño con tan solo 5 añitos se quedo todo serio mirandonos...poco a poco le fue cayendo una lagrimita...y se echo a nuestros brazos completamente angustiado.
Ahora ama a los animales y plantas, los respeta y frena a otros niños cuando ve hacer eso.
Juer...vaya parrafada he dicho para decir que los padres tiene mucha culpa de lo que pasa...(y la television tambien).
PD: perdondad por los acentos..este teclado no tiene)

senilDion dijo...

¿Encontraría Horacio a la Maga?

Yo, por ejemplo, no soy Llucia.

Creo.

Fredy dijo...

No sé si esto es cierto, pero si lo es el niño ese era un sabio.

El comentario de fenix no tiene desperdicio. Está muy bien la lección que le dio al niño, aunque parece que se traumatizó. Aunque hay extremos, conocéis a una tribu india que arrancan el pelo a las mujeres a tirones hasta que las dejan calvas? Se supone que es el rito de iniciación y lo hacen así porque cortando el pelo podrían matar a algún piojo, y su filosofía es la de respetar a cualquier ser vivo como a una persona. Está muy bien esa filosofía... pero ese respeto ya es pasarse...

Mel Alcoholica dijo...

Fredy: respecto a tus dudas sobre la certeza, me remito a Agustín Fernández Mallo quien dice en'Nocilla Dream' que toda ciencia es ficción. La ficción colectiva recibe el nombre de realidad; la individual se llama imaginación.

Y añado por los pelos que el otro día vi el reportaje de una chica que se los arrancaba uno a uno de la cabeza porque padecía una enfermedad nerviosa. O sea, que lo suyo también era un rito de iniciación... a la locura

MONCHO dijo...

Hola, soy de nuevo Moncho,

Si, el tipo que no estaba sentado a tu lado en el metro, comiendo galletas saladas.

Ya sé que leo tu blog con retraso, pero tú ni siquiera lees el mío... así que en paz.

Sigo pensando si es más natural hacer sufrir a palomas moribundas o que te sienten en una silla y que te expliquen que todos somos animales y que todo lo que tiene ojos sufre.

No sé si es más natural el dolor que sientes cuando te dan un puñetazo o la asepsia permanente más propia de series de televisión de los 70 que de la vida real.

El otro día ví a un vagabundo que le destrozaba la cabeza a otro con una botella de cristal rota por que antes el otro le había intentado robar la mochila. Le intenté explicar que todos somos serés vivos y que el otro vagabundo sentía igual que él y que yo... pero me tuve que ir antes de que también me diera a mí.

Creo que ese día fui yo el que aprendió una lección.

Mel Alcoholica dijo...

Moncho,
de veras que he intentado entrar tu blog, pero San Google no te encuentra.
¿Por qué no me das la llave de tu casa? Prometo no vagabundear en tu cocina con un tetrabrik de vino y un cuchillo para trinchar cerdo.