miércoles, 4 de julio de 2007

Happy Jubilee!




Soy alérgica a los niños. No es nada personal, hay gente que es alérgica a la leche y eso no quiere decir que no le guste la leche, simplemente que, cuando bebe leche, tiene una reacción alérgica. Yo no bebo niños, ni siquiera me los como, porque me dan asco. Hay viejas de iglesia con el pelo lila que ven a un niño y dicen: "Es que me lo comería". No es mi caso. Las viejas de iglesia con el pelo lila de mi época me retorcían las mejillas y decían: "Ay, qué mona". Y no soy alérgica a las viejas de iglesia con el pelo lila. No me gustan, pero no soy alérgica a ellas. Tampoco soy una puta mona, como ellas decían. A los niños sí que soy alérgica, y me dan urticaria, pero no es mi culpa.



Cuando por fin llegué a Ascot con el tren cochambroso, nadie había ido a buscarme, así que me metí en una tetería. Es lo que tiene Inglaterra: nuestras cafeterías son teterías para ellos. Y nuestros bares son sus pubs. Y el bar Pepe de toda la vida es su bar Collins de toda la vida. Y un pub, allí, no es un sitio donde quedas con las putas y con las amantes en secreto, y te morreas y te metes mano. Allí un pub es un sitio más o menos normal donde puedes pedirte pintas de Guinness más o menos hasta las once de la noche.


No eran las once de la noche; serían más o menos las cinco de la tarde, la hora del té. Entré en una tetería, saqué mi cuaderno (que es la versión rústica de estos blogs) y garabateé algo que he olvidado. Escribir, escribo. Pero sólo vosotros perdéis vuestro valioso tiempo leyendo lo que he escrito. Yo nunca lo haría.


En fin. Pedí un green tea, o algo parecido, un red tea, o un black tea, algo que supiera qué estaba pidiendo, y los colores en inglés más o menos los domino, por eso tenía que pedir el té de algún color, verde, o rojo, o negro. Y entonces, de repente, empecé a oír bocinas en el exterior.


Eso, en Ascot, es muy raro. Nadie hace sonar el cláxon a no ser que haya pasado algo muy importante, como que el caballo ganador de las carreras se haya roto una pata, o que alguien haya tenido la desfachatz de presentarse con una sombrilla fucsia cuando llevaba un sombrero amarillo. Eso es lo suficientemente grave como para hacer sonar la bocina del coche. Pero miré por la ventana de la tetería, para averiguar quién montaba ese escándalo, y cuál no fue mi catarsis cuando vi a la mujer caballo acompañada de dos potros.

Mierda, me dije, mi tía lejana se ha puesto a parir. Y eso que no sé lo que significa catarsis.


Efectivamente, los potros eran sus hijas: arrogantes como los ingleses, paletas como los belgas y niñas como los niños. Me entraron todas las alergias a la vez. Se me hinchó la cara y se me hubieran hinchado las pelotas si hubiera sido un tío, pero no lo soy. El orgullo tampoco se me hinchó. Tomé aire y me metí en el coche. Las niñas estaban encantadas de conocerme y no paraban de hacerme preguntas en inglés de ésas que todos aprendimos en el cole: What's your name, what's your favorite song, how old are you, do you know spice girls. Entendí que son los únicos temas de conversación que tienen en ese país. Y que por eso nos enseñan esas preguntas esenciales.

Por alguna razón que se me escapa, caí en Inglaterra justo en el Golden Jubilee. O sea, cuando la reina cumplía 50 años calentando el trono. Menudo restreñimiento.

Por una razón todavía más extraña, todo el mundo estaba empeñado en celebrar ese estado que hubieran resuelto unas sales o un bote de Osifar o cualquier laxante similar. Por la calle, la gente gritaba sin venir a cuento: JAPI IUBLIIIIII. Pero yo no estaba en la calle, sino en un coche, rodeada de mi tía-caballo y sus hija potras, de camino, sin saberlo, a la casa de mis sueños.


10 comentarios:

Abraham dijo...

si es q los niños son asquerosos, repelentes, se los quieren comer pq están pegajosos como las manzanas d caramelo. Pero nada, con antialergénicos se quita.

jajajajjajajaja,

Reina,

jajajajja

vaderetrocordero dijo...

Jostia, what a bueno blog, sacrebleu!!!

churra dijo...

Este viaje a Ascot me tiene sin vivir en mi...por dios sigueeeeee....¿la casa de tus sueños? ¿tienes sueños buenos ?
Besos

James Joyce dijo...

Esto parece un peli de terror. Con la tía fea y las potrillos. Sólo falta el asesino de La matanza de Texas...

principito dijo...

Jajaja no he podido dejar de reirme. Buen texto. Yo acabo de llegar de Londres donde ya estuve hace 4 años y... todo sigue igual, tan raros como siempre. Por lo menos tuve la oportunidad de ver la mudanza de Tony Blair en primera fila. Algo es algo. Besitos!!!

al dijo...

Para mí que eso del "happy jubilee" es una indirecta para que se jubile la señora.

Una mujer desesperada dijo...

me ha molado tu blog. yo tampoco soporto a los críos y esto parece haberse convertido en pecado mortal. saludos desde vigo.

Aran dijo...

Es la primera vez que leo tu blog y me he reido mucho. A mi, personalmente los niños me gustan, no en el sentido de comermelos, pero si para pasar tiempo con ellos, creo que se debe a que no quiero darme cuenta de que soy ya adulta, de que cada día se me vienen más responsabilidades encima. Me gustaba cuando mi mayor preocupación era que la profesora me había castigado o que mi hermana se había enfadado....

oranyina dijo...

Las fieras de mis niños...
:s
yo no les tengo alergia, yo soy fóbico-adicta. Creeme a la que más le cuestan estas incoherencias es a mi :(


Quién diría que Ascot da para tanto...

igrein dijo...

Verdaderamente patetico tio, buscad ayuda tu enfermedad raya en la psicosis.
Bueno loco desquiziado,hay psiquiatras , sabeis lo que es?buscadlos.
Besos