viernes, 16 de febrero de 2007

No soy la que soy

Vengo de comprarle un regalo a un amigo. Ayer fue su cumpleaños, y hoy me ha invitado a cenar. Está feo, eso de presentarse a una cena de cumpleaños sin regalo, así que me he dicho: bueno, le compraré un libro en gabacho, que queda muy in, y seguro que no se lo ha leído. Entre otras cosas, porque no sabe francés.

Al bajar a la calle, me he topado con un cámara y un fotógrafo que hacían guardia en la puerta. Lo he pasado mal, porque desde que salí en 'CQC' soy bastante popular, y me da palo que me entrevisten a salto de alcachofa. De hecho, hace poco tuve pollo con Lucía Etxebarria, porque a ella también la entrevistaron para el 'CQC', pero su intervención no salió, y la mía sí. Además, una amiga mía a la que le hicieron una prueba como editora tiró un manuscrito de Lucía Etxebarria al váter de hombres de un bar, sin saber que el manuscrito era de Lucía Etxebarria. Y sin saber tampoco que Lucía Etxebarria estaba en el mismo bar. Con lo cual, el váter de hombres se embozó, empezaron a saltar páginas del manuscrito por todas partes (meadas y sucias y mojadas), y cuando Lucia Etxebarria lo vio casi se cae de espaldas. Pilló un cabreo de cuidado, se metió cuatro dosis de Prozac, y como no sabía quién era el culpable del desastre, denunció a todos los que estaban en el bar, mi amiga incluida.

Por dónde iba.

He salido a la calle, he visto a esos dos tipos armados con cámaras, y me he acojonado. Pero la importante no era yo, sino un tipo vestido con un albornoz. El albornoz era amarillo claro, muy feo, y no llevaba nada debajo. Los cámaras le han pedido que se pusiera junto a un semáforo, delante de los coches. Como no sabía por qué llevaba un albornoz, se lo he preguntado. Le digo: "Oye, ¿y tú por qué vas en albornoz por la calle?". Creía que a lo mejor se aproximaba el nuevo diluvio universal, y el hombre era un tipo precavido. Pero me ha contestado: "Porque es carnaval".

Luego he ido a la FNAC, que es un sitio donde hay libros en francés, y he comprado el regalo para mi amigo. Cuando salía, he visto a Joel Joan, que es un actor que siempre hace el mismo papel. Pero he pensado: "No es él, es un tío disfrazado de él, porque es carnaval". Entonces él me ha dicho: "Eh, hola, ¿no me conoces? Soy Joel Joan".

Y yo le he respondido: "No soy quien tú te crees. Es un disfraz". Luego he vuelto al trabajo.

El del albornoz ya no estaba.

9 comentarios:

Mario Milagro dijo...

Este post me ha encantado, si a mi me hubiese salido algo tan bueno tambien lo habria publicado dos veces...

Mel Alcoholica dijo...

Oh, gracias por la advertencia. Pero creo que la segunda vez quien habló fue mi eco, que reivindica su palabra a voces.

Galahan dijo...

Hola! Vengo de visita y me ha encantado el post de carnaval. Así que me temo que la visita se transformará en costumbre.

Inquietante el señor del albornoz amarillo...

Mel Alcoholica dijo...

Pues hoy he visto al famoso hombre desnudo de Barcelona. Va completamente en pelotas con sus tatuajes, sus calcetines negros y sus zapatos. Lleva un buen pearcing en la punta de. Tiene una "de" muy, muy larga. Lo impresionante es que el hombre iba fumando. ¿Dónde llevará el tabaco? ¿Y el fuego? ¿Y las llaves de su casa?

al dijo...

Respecto a tu última pregunta: ¿seguro que es un piercing?

MONCHO dijo...

Hola,

soy el tipo con barba que comía galletas saladas. Desmiento los posibles rumores: no tengo albornoces amarillos, pero en los pasados carnavales me disfracé con uno anaranjado.
No quiero terminar el comentario sin dejar pendiente un almuerzo, en el aire, y admitir que no he llorado por la pérdida del manuscrito de Lucía Etxebarría.

P.D.: Hago colecta para comprarle unas zapatillas a Mario Milagro.

Mel Alcoholica dijo...

A ver si lo he entendido bien, Moncho: con lo de "almuerzo en el aire", ¿me estás invitando a comer galletas saladas en globo?

Respecto a lo de las zapatillas de Mario Milagro... ¿insinúas que él es el hombre desnudo que se pasea por Barcelona?

MONCHO dijo...

Ignoro si las aristócratas comen galletas saladas y máxime con un tipo con migas en la barba... No tengo globo, pero sí vértigo, así que el globo no me hace falta.

Ni MarioMilagro está desnudo ni en Barcelona, pero José María García le robó unas zapatillas. Creía que estabas al tanto...

Mel Alcoholica dijo...

Ahora ya estoy al tanto, pero pasé mucho tiempo desconectada, con las carencias informativas que eso comporta.

Gracias por reinciarme en la blogosfera.