viernes, 20 de junio de 2008

La Toy

Algún día, esos dos niños recordarán que sus padres les montaban la Toy cada fin de semana de Sant Joan. Su terraza está a una calle del señor Fregono; él no puede verlos, pero yo sí. Están delgados, cada año son más altos, la piel blanca como la pared. Tarde a tarde, se irá oscureciendo.

Si intento recordar la primera vez que oí los berridos de esta mujer, me hago un lío. Parece que fue el año pasado, pero no. Ni siquiera el anterior. En aquella época empecé a chatear con un chico al que luego conocí, y sé que ya entonces le escribía sobre los gritos de esta señora, que se ha cortado el pelo, y quiere a sus hijos, no lo dudo. Dentro de un par de días volverán a mi memoria sus nombres, en cuanto ella los llame para cenar, o para que salgan del agua, que si no se arrugarán.

El hombre, mientras tanto, monta la sombrilla en silencio. Ella barre el patio. Él vuelve a la casa.

Los niños, cada vez más altos, siempre delgados, muy blancos todavía, ponen la manguera en la piscina.

Ya empieza: "¡Pero si está a tope! ¿Para qué queréis poner más? ¡Tira para allá! ¡Vas hecho un guarro!".

En alguna jaula cercana, trina un canario.

9 comentarios:

wella dijo...

Vaya. En mi casa pasaba exactamente eso cuando montábamos la Toy que, por cierto, me parecía una gran piscina hasta que empezó a medir de largo lo mismo que mis piernas rectas sobre el suelo.

Ahí fue, en realidad, cuando empecé a ahogarme.

al dijo...

Puede que acaben arrugados, pero bajo el agua estarán a salvo del bombardeo petardero (en una versión de estar por casa del libro de Pedrolo).

Anónimo dijo...

Es el summer wind, que llega otro año más.

Martin

Anónimo dijo...

Es el summer wind, que llega otro año más.

Martin

Anónimo dijo...

y por partida doble

Martin

Benjuí dijo...

Se abren las ventanas porque hace calor y te enteras de la vida de todo cristo.
No me apetece instalar aire acondicionado: mi casa da a dos jardines sin tráfico y es lo más parecido a un palco de lujo.

Sharif Bujanda dijo...

...y ese canario que trina!

Ficticio dijo...

Toy hasta el moño!

Don_Mingo dijo...

Jue, la de situaciones irritante-familiares de infancia que me ha echo recordar tu descripción. Genial para variar