jueves, 20 de marzo de 2008

La última cena de todos los años

El pobre Jesús se ha levantado esta mañana de mala leche, porque ya sabía lo que le tocaba. Esta noche tiene una cena, la de todos los años. Y no es que sus amigos le caigan mal, pero le da un palo de la hostia. Primero, porque es una fiesta de paquetes, todo tíos. Algún año han contratado a una putilla que es maja, amiga de la casa, les daba un buen servicio a buen precio. Hasta que un día la tipa conoció a un tal Da Vinci, que le dijo que tenía hacerse valer, y ahora se cree no sé qué, como una diosa o algo, y claro, ha puesto sus tarifas por los cielos.

La cuestión es que Jesús y sus colegas ya no pueden contar con los favores de Magda. En fin, piensa él, beberán un montón de vino, comerán bocadillos. Y hasta ahí no es tan malo. Ya no tiene edad para según qué menús, que el colesterol es muy malo, pero una vez al año...

El problema viene luego. Los amigos de Jesús y él mismo beben demasiado, y es lo de siempre, que, como son todo hombres, se creen muy machos, se envalentonan y salen las envidias, los celos, esas cosas. Y él ya se conoce, que es un poco agonías que va de víctima: que si no me queréis tanto como decís, que si tú me vas a negar tres veces, que si J.I. me traicionará...

"¿J.I? ¿Quién es J.I?", preguntan entonces todos. Y la cena acaba pareciendo un programa de esos de sábado por la noche que no sé cómo se llaman porque cada dos por tres cambian de nombre, pero no importa.

Por si fuera poco, luego, con toda la taja, va uno (resulta que siempre es el mismo cabronazo) y le planta un beso. Y antes de que Jesús pueda decirle: "Pero tío, qué coño haces, no te confudas", ya está la policía iraní o de un sitio de esos donde la homosexualidad está prohibida, y se lo lleva y lo condena a muerte. Un palo, vamos. Porque si fuese pimpampum fuera, pues mira, te acostumbras. Pero es que antes le dan como esperanzas, y le dicen: "Tranquilo, que si el pueblo te prefiere a ti que a un asesino ladrón, no te pasará nada". Pero el pueblo es muy morboso, y le mola tener un asesino ladrón suelto por la ciudad. En cambio, no mola tanto tener un hippy iluminado que va por ahí diciendo que, si quiere, puede convertir el agua en vino. ¡Sí, claro, como que no tenemos problemas ya con la sequía! Además, menudo negocio para los restaurantes. Anda, anda, que el tal Jesús es superpeligroso, que lo maten.

Vale, toma humillación un año más. Encima, van las teles y hala, venga con el Reality Show del pulgar para abajo, y la cruz y la sangre, y la corona de espinas. Y el pobre Jesús piensa: "Mecagoenlaputa, por qué coño iría a la cena otra vez de mis colegas. Con lo bien que estaría yo en casa viendo Está pasando".

Y, de acuerdo, luego siempre resucita. Pero eso de que te claven en un madero y te den de beber vinagre, y te hagan una herida en el pecho y te envuelvan en una sábana y te entierren tiene que ser una superputada. La gente, ahí mirando, sin hacer nada. Muy fuerte.

Al final, cuando el hombre ya está tranquilo, allá en su cueva, a oscuras, en silencio, a salvo de sus amigos que cada año consiguen engañarle, cuando ya empieza a apestar (sin querer, lo único que pasa es que está muerto), cuando por fin Jesús descansa en paz, llega un ángel y lo resucita. Hay que joderse.

Entonces el pobre Jesús se siente más funcionario que nadie, e intenta olvidar que el año que viene tendrá que volver a fichar. Malditos pecadores.

12 comentarios:

Benjuí dijo...

Como lea esto algún espía de su representante, ese que tiene la oficina en Roma, la has cagao, Mel.

Luego no digas que no te he avisado.

Que mucho hacerse la víctima, pero lo cierto es que todos los de su empresa llevan dos mil años, más o menos, forrándose con el espectáculo.

martin dijo...

Si quieres salvar a Jesús, manda Jesu al 5535. Si por el contrario prefieres a Barrabás, manda Barry al 5535. Sólo cuesta 60 sestercios por mensaje!!

Por cierto, que llevo toda la mañana viendo los bailes del Canadiense. Qué gran descubrimiento...y mejor selección musical.

el agus dijo...

Jajajajaja, muy bueno el post. Cononudo. Llegan estas fechas y nos acribillan con el asunto, que puta reiteración!!!
Me ha gustado lo del ángel salvador, que más que ayudarle, le encomienda al puteo anual. Muy bueno.
Da gusto leerte. Salud!!
El Agus.
P.D.: cojonudo el comentario del amigo Martín...vamos a clickarte a ver que cuentas...
Adeu Andreu

oranyina dijo...

El Teatro más aburrido del mundo. Los actores es tán ya muy viejos y son unos trepas reacios a cambiar su antiguo método. La Dirección mientras tanto, sigue forrándose a costa de los jubilados aburridos que siguen acudiéedo a una representación falta de ilusión por ambos lados.
Yo, es que el Teatro me lo monto sola.

al dijo...

La última cena siempre es la penúltima.

errante dijo...

genial

eSadElBlOg dijo...

y por no mencionar los años en que aparece la tuna.

medio cobain dijo...

morir para resucitar y que te vuelvan a matar una y otra vez. la historia que siempre se repite...
no es sólo la historia que se cuenta desde hace unos cuantos siglos, es también la monótona vida de otros muchos que la comparten. lo que tendrían que hacer es aprender a vivir la vida en lugar de resisitirse y no dejar que la vivan los demás.
nada debería ser prohibido, pero es que este blog engancha.
salud-saludos

Monseñor Senovilla dijo...

He resucitado. La mala noticia es que me han robado el móvil. ¿No tendrás el teléfono de la monja?

Ficticio dijo...

Pobre, pero pobre, pero como pero cuando, quien ha dicho que fuera pobre, Jesus, pobre! nooo. Jesus es un niño de papá, dicen que la familia era, el padre que no es padre, la madre que es virgen y el hijo que es Dios. Pablo Cárpenter.

la guardiana dijo...

El próximo año voy yo y me los cargo a todos, total se me da bien

dintel dijo...

Genial tu texto. Realmente genial. Me ha encantado el tono.