martes, 18 de septiembre de 2007

Soy telepatética

Hoy he descubierto que tengo telepatía. O sea, que sufro a distancia. Tele quiere decir "lejos" en griego, y "pathos" quiere decir que eres un patoso, es decir, que lo pasas muy mal porque siempre haces el ridículo y no te mueves con agilidad. Si encima eres un pato del Parc de la Ciutadella, peor, porque se están muriendo todos, y nadie sabe por qué. Bueno, House sí lo sabe, pero como los patos y los patosos le caen mal, pues le da igual.

En fin, que telepatía quiere decir sufrir a distancia, y hoy he descubierto que cuento con esta particularidad. Iba por una calle que une la calle Elisabets con la calle Pintor Fortuny, y me decía a mí misma: "Sé demasiado". Como me lo decía a mí misma, nadie más podía oírlo, porque cuando hablas para ti mismo hablas con la cabeza, no con la boca. Además, si alguien que no fuera yo me hubiera oído habría pensado que soy una arrogante, y no es que sea una arrogante, sino que sé demasiado, y eso es lo que he pensado: "Sé demasiado".

Entonces una señora de ésas que siempre van con un carrito lleno de cosas que van recogiendo por la calle ha pasado a mi lado, y justo cuando yo pensaba: "Sé demasiado", ella ha empezado a cantar: "No, no, no, no quiero saber nada". Ahí es cuando me he empezado a mosquear. Pero no le he dado demasiada importancia.

He seguido caminando, ahora más atenta a lo que estaba pensando. Dicen que la cara es el espejo del alma, pero a mí mi alma se me fue de pequeña por el desagüe de la bañera. Fue sin querer. Acababa de bañarme, mi madre decía que ya estaba bien, que estaba arrugada como una pasa y que iba a envejecer antes de hora, y decidí obedecer.

Cuando eres pequeña es mejor no obedecer, porque obedecí. Es decir: salí de la bañera, quité el tapón, y con las prisas no me di cuenta de que mi alma seguía jugando con el barco de la familia Fisher Price. La cuestión: que se fue por el desagüe. Un drama. Porque ya me dirás. Ser una desalmada a esa edad es muy duro. La cosa fue tan grave que casi me llevan a un exorcista, pero claro, el hombre dijo que si ya me había quedado sin alma no me iba a quitar encima otras cosas, a ver si me iba a quedar vacía. O peor: hueca. Porque una persona vacía es muy desgraciada, pero una persona hueca es insoportable.

Sea como sea, como mi cara no puede ser el espejo de mi alma porque no tengo, yo tenía miedo de que fuera el espejo de mis pensamientos por lo que me había pasado con la señora del carrito. Así que en lugar de pensar cosas arrogantes, como "sé demasiado", he pensado lo más vano que se me ha ocurrido: "Tengo hambre". Que además era verdad.

Pues nada, que estoy yo en la calle hospital pensando: "Tengo hambre", cuando un tío que pasa por mi lado, un tío bastante feo, todo hay que decirlo, va y me suelta: "Te comería toda".

Entonces ya no me he mosqueado. Me he acojonado viva. Porque es verdad que a mi alrededor todo el mundo sufre mis dolencias. La señora del carrito no quiere saber porque sabe que sé demasiado, y el tío feo quería comerme porque sentía mi hambre.

Muy fuerte.

Me he dicho: "Bueno, pues no pienses", y a mi lado una pija le decía a otra: "Pero, ¿te lo has pensado bien?". Yo cada vez estaba más asustada, y la pija que iba con la otra pija va y le contesta: "Tengo que tranquilizarme un poco".

Entonces me han venido muchas ganas de gritar, pero muchas, muchas, muchas, y me he cruzado con un encorbatado que le gritaba al móvil: "Te he dicho que no me grites".

"Oh, no, estoy perdida", me decía a mí misma muy flojito para que nadie pudiera ni sospechar lo que me estaba diciendo. Y entonces aparecía un cartel de autobuses en el que ponía: "Usted está aquí".

"Tengo que salir de aquí", me decía todavía más flojito que antes. Y un chico que creía estar hablando con su perro exigía: "Quédate, no te muevas, aquí".

Luego me he limitado a aceptar que vale, que bueno, que soy telepática, lo cual está muy bien, porque provoca que sean los demás los que sufran por mí. Sufren la sabiduría, y el hambre, y el miedo de una pérdida.

Ahora lo que tengo que probas es si también puedo encender la tele con la mente.

13 comentarios:

Luigi dijo...

A me sucede muy ocasionalmente.

En realidad sólo me ocurre cuando intento pedir un aumento de sueldo a mi jefe. Antes de abrir la boca ya me espeta: "Con lo mal que van las cosas ni se le ocurra hablar de un incremento!"

¡Coño!

al dijo...

¿Has intentado transferirle la resaca a alguien?

A alguien que no haya bebido, claro.

Madame Vaudeville dijo...

¡Me encantó!
No suelo tener tiempo para curiosear en blogs ajenos, pero hoy de pronto descubrí el suyo en el rincón de luigi. El nombre me atrajo -pienso que telepáticamante, porque estaba pensando en cerrar la ventana y de repente ví "cerrado por..." en la pantalla- y aquí estoy, encantada de haber venido.
Invitada queda a mi pequeño cabaret; cuando guste tendrá butaca reservada.

Cicloescenico dijo...

A ver, a ver en que estoy pensando ahora?

otra vez adivinaste, quien cornos sera el que escribe.

muy lindo todo por aqui, me voy a seguir recorriendo.

Anónimo dijo...

No sé qué es más interesante, ser telepática, o saberlo todo. Claro que una cosa lleva a la otra, la otra no, la otra no lleva a ninguna parte. No sé muy bien cual de las dos es qué. Pero ahí quede mi reflexión, (es decir, aspirando a que rebote en una superficie reflectante y que se pierda en el infinito). Las palabras son aire y al aire van, pero ¿adónde van las letras escritas?.

Zebedeo dijo...

Ajá, tu eres de las que ven un partido de fútbol, de baloncesto, de cualquier deporte o de otras visicitudes de la vida y dices "no la mete, no la mete" y va el tío y no la mete. Eso es de médico, a mi me pasa igual, se lo dije a mi médico y me mandó al psquiatra; cuando llegué allí no sé porqué se me dió por pensar "Este tipo se va a caer, este tipo se va a caer" y por supuesto ... se produjo la caida y su hospitalización. Consecuencia me he quedado sin médico y sin psquiatra.... desde esa estoy sano.

¿Sirve también para cambiar el DVD?

Mel Alcoholica dijo...

Claro, no había caído: si yo os transmito mi telepatía, vosotros también sois telepáticos.

Creo que hemos creado una nueva generación.

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Eso de encender la tele con la mente lo hacía Phoebe de Friends. No te lo recomiendo, uno pone cara como de cagar.

Me ha encantado la diferencia entre hueco y vacío.

Y todo. Me ha encantado.

Clic.

confin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Eres una isla telepática.

Confín

al dijo...

Mel, creo que ya estás preparada para conocer la verdad. Y aunque no lo estuvieras, ya me he cansado de fingir (y seguro que no soy el único):

Todo el mundo es telepático MENOS TÚ.

Mel Alcoholica dijo...

DIOSSSSSSSS!!!! Menuda revelación me ha hecho Al! Qué sola me siento en este mundo.

al dijo...

Se me olvidaba: El show de Truman es una alegoría.