viernes, 22 de junio de 2007

Otros

A veces me asomo a este blog para ver si hay puesta una nueva entrada. Por si escribí algo de resaca que no recuerdo, o para comprobar que no soy sonámbula. Entonces me sorprende ver que no hay nada nuevo desde la última vez que lo consulté, y miro debajo de la mesa, porque me parece que hay alguien sentado a mis pies que no ha hecho su trabajo.

9 comentarios:

martin dijo...

suele pasar. A veces sale ese señor bajito con bigote de debajo de la mesa y escribe.

El detective amaestrado dijo...

Has estado a punto de encontrarme...buscame en otra parte de la casa...

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Que pasa que tu gato escribe por ti? :)

Abraham dijo...

jajajjaja, q bueno. TEndras q darle d comer a ese de debajos d la mesa.

James Joyce dijo...

Eso es porque al duendecillo que escribe por ti no lo tienes atado. Yo al mío le puse un collar y le raciono la comida según haga su trabajo.

al dijo...

Yo tengo un chimpancé, pero escribe aleatoriamente. Y cuando, por pura casualidad, escribe el Quijote, me da apuro publicarlo. No sea que alguien se lo haya leído de verdad, y se dé cuenta.

peregrina dijo...

Me trajo el nombre del blog. Hay un cuento "Cerrado por melancolía" de Isidoro Blaistein y noto que el splim, no falta.
Un abrazo

Abraham dijo...

splim!!???

Maria Coca dijo...

Se te ha ido la musa por falta de pago.