sábado, 26 de junio de 2010

Lluvia ácida

Cuando me busco en Internet, Google acaba la palabra por mí y me llama Lluvia Ácida.

Mi amiga La Loca fue en longboard a la peluquería para teñirse las canas.

Frente a mi piso nuevo viven tres mafiosos rusos: dos calvos casi idénticos y una tía rebuena que a veces folla en la terraza con alguno de los dos. Tienen alfombras de piel de vaca. Las tienden en la baranda para limpiarla de semen y cocaína.

Frente a mi piso nuevo también viven diez plantas de maría, un padre joven, una entrepierna en gayumbos, y algún fumador que intenta dejarlo. Un edificio más bien bajo se oculta tras la malla verde que en Mallorca utilizábamos para coger almendras.

Me encontré a un amigo en el cine. Se sentó a mi lado con su novia. Todos sabemos que tiene novia, pero nunca nos lo ha dicho. En cambio, todos sabemos que está enamorado de mi amiga La Loca porque eso sí lo dice sin pudor. Mi amiga La Loca también se enamoró de él. Cuando tuvo oportunidad de intentar algo con ella, él se retrajo, cobarde. Era por lo de la novia y eso; es una chica de buena familia. Tiene dinero. Creo que ya se han casado. O se casarán este verano, no sé. Supongo que mi amiga La Loca está demasiado loca para que mi amigo se arriesgue a dejar a su novia de buena familia. Da igual, ella lo ha olvidado. Hace siglos que no se ven. Él incluso la ha desagregado del Facebook, imagino que para no caer en la tentación.

Mi amigo se sentó por casualidad a mi lado en el cine. Vimos Two lovers. Nos reímos. Su novia aún no sabe por qué.

Mi Amor Sobre Ruedas pinchó. No, eso no es verdad. Pinché las ruedas de mi Amor Sobre Ruedas, que ahora enseña a mi amiga La Loca cómo se lleva un longboard.

Pones que te has separado en Facebook y la gente comenta "me gusta esto".

Escucho la música de viejos conocidos en Spotify. Luego escucho la música de los desconocidos. Finalmente, la de un antiguo amante.

Tengo la impresión de que nunca más seré capaz de escribir. Por eso lo hago sin pensar demasiado, una palabra y otra, mientras suena First Of The Gang To Die, de Morrissey.

De camino a Banyoles pensé que, cuando Morrissey muera, pasaré un día entero sin hablar con nadie, en señal de duelo. De camino a Banyoles también pensé que han pasado 13 años desde que los primeros amigos que tuve en Barcelona se mataron en un accidente la noche de Sant Joan, mientras yo estaba en Castelldefels. Este año han sido 12 los muertos en Castelldefels, pero ayer dijeron que eran 13, igual que el número de años que llevan muertos mis primeros amigos en Barcelona.

También pensé que, durante el accidente, los chavales sacaron fotos de la masacre. Me recuerda al gag de una película que me contaron, ah, sí, la de uno que quiere ser superhéroe, y diseña un traje de superhéroe, como Spiderman, y sale a la calle para salvar al mundo del caos, y unos chorizos lo muelen a palos y alguien entra en un bar y grita: "Eh, pelea, pelea!", y todos salen con el teléfono móvil para grabar la escena, o algo así.

Otra película: Canino y el juego de poner el dedo bajo el grifo del agua caliente, a ver quién aguanta más. O la frase: "un pequeño zombie ha crecido en nuestro jardín". O la de: "un enorme coño iluminaba la sala de estar". No sé si ésta última era exactamente así.

La ropa en cajas de cartón, en bolsas de plástico azul. Tantos libros por empaquetar.

Una habitación vacía donde solo esta vieja mesa barata sostiene mis palabras.

Las gaviotas chillan desde la grúa en la que otean la ciudad. En los portales de las casas, los carteles anuncian que arrancarán los árboles del Parque de la Sagrada Familia uno a uno. Replantarán los que estén en mejor estado en otros jardines de Barcelona. Los demás irán a la UCI de las plantas. Bonito eufemismo para omitir que van a cargarse el Parque de la Sagrada Familia.

Fui a Croacia. Alrededor de algunas ventanas, todavía están los impactos de los francotiradores.

I'd Rather Dance With You.

Desde el balcón, una luna roja se recorta enorme sobre el mar.

Brindo por ella con una cerveza.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

ánimo!

F. Belanov dijo...

Aunque tenga que esperar mucho tiempo para leerte, vale la pena, Desconocida.

vaderetrocordero dijo...

Te echábamos de menos por aquí. Este fin de cotillón plagado de perdedores borrachos que es la blogosfera no era lo mismo sin tí. El FB me resulta demasiado frío como para dejarte ningún comentario.

Scarlet Ojala dijo...

Tu també has tornat!!!

Anónimo dijo...

NOs has tenido mucho tiempo en completo abandono.
Me alegro de leerte de nuevo.

al dijo...

Google también te llama Lluvia de Albóndigas. A mí, en cambio, me llama Albóndigas a secas.

(Feliz regreso. Espero que esta vez haya sido para quedarte, pero en caso contrario no pasa nada porque tampoco te habías ido.)

Pi dijo...

...I'd rather dance with you también suele sonar en modo aleatorio por aquí. Y hay una luna roja sobre el mar negro en una letra de Soda Stereo. Gran canción: "el salió y dejó la casa vacía, y se entregó al suave aire del desierto, y entonces la vió, la luna roja, sobre el mar negro".
Está bien que no se pierda buscando las palabras exactas y entonces reaparezca por aquí. Un beso! (no te olvides que mi cardHu, ya no lleva esa H)

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
MEL ALCOHOLICA

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER , CHOCOLATE, EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO.

José
Ramón...

Paul Spleen dijo...

Se apagó el coño y la habitación se quedó a oscuras…

Pascu dijo...

Acabo de descubrir este sitio. Da gusto leerte, tienes una imaginación encantadora. Veo que la frecuencia con que intervienes decae, así que me siento afortunado de que todas tus entradas, aunque lleven años, son nuevas para mí.

Una lata de cruzcampo a tu salud desde el túnel del tiempo.

Anónimo dijo...

Cuanto adulador soplapollas...